More

    Resumen

    Mel es una fotógrafa que usa su cámara analógica para retratar árboles, cuartos de hoteles usados después de encuentros sexuales y las calles de Trujillo. Después de la muerte de su madre se entera de una gran deuda que ella le ha dejado. En una exposición que organiza con sus colegas, la foto de Mel llama la atención de una mujer a quien ella ya había observado en sus expediciones fotográficas en las calles. Ambas entablan una conexión especial mientras se acompañan en sus días deambulando por un Trujillo a blanco y negro.

    Entre estos árboles que he inventado: Crítica a la película de Martín Rebaza

    Dos almas aparentemente grises se dan una oportunidad en Entre los árboles que he inventado.

    Entre estos árboles que he inventado, ópera prima del trujillano, Martín Rebaza Ponce de León, tiene realizando una exhibición alternativa en algunas regiones del país como Arequipa.

    Crítica a Un mundo para Julius

    Crítica a la cinta Ainbo

    Recientemente presentada en el cine Umbral de esta ciudad, la película filmada en Trujillo cuenta una historia a blanco y negro de una fotógrafa llamada Mel. Ella vive sola, luego de la muerte de su madre. Quiere vender su casa, mientras retrata la ciudad. Pero no precisamente a través de tomas turísticas o históricas. Sino escenas que el ojo común no ve ni reflexiona.

    Publicidad

    La protagonista parece no tener claro su camino. Aunque está segura que su estilo de trabajo no va a cambiar y que le importa lo que ocurra en su país. A veces se le observa gris y sin ánimo.

    Sin embargo su vida da un giro cuando conoce a una de las protagonistas de sus fotografías. Son almas parecidas que conectan de inmediato al punto de intercambiar historias privadas. Solo con ella, Mel se atreve a sonreír y ser más divertida.

    Gracias a ella es que su camino parece más claro y la protagonista decide dar un paso importante para su carrera.

    La película Entre estos árboles que he inventado protagonizada por dos mujeres no actores ofrecen interpretaciones naturales y fluidas. Se cuenta en una hora, tiempo suficiente para retratar esta interesante historia donde Trujillo aparece como una locación de reflexión y entendimiento de dos almas aparentemente grises.

    Buen debut de Rebaza.

    Mel es una fotógrafa que usa su cámara analógica para retratar árboles, cuartos de hoteles usados después de encuentros sexuales y las calles de Trujillo. Después de la muerte de su madre se entera de una gran deuda que ella le ha dejado. En una exposición que organiza con sus colegas, la foto de Mel llama la atención de una mujer a quien ella ya había observado en sus expediciones fotográficas en las calles. Ambas entablan una conexión especial mientras se acompañan en sus días deambulando por un Trujillo a blanco y negro.Entre estos árboles que he inventado: Crítica a la película de Martín Rebaza