More

    Mi amigo robot: critica a la película de Pablo Berger

    Mi amigo robot es una película dirigida por el español Pablo Berger a quien también conocimos por su versión a blanco y negro de Blancanieves.

    SINOPSIS

    Basada en la popular novela gráfica de Sara Varon. Dog es un perro solitario que vive en Manhattan. Un día decide construirse un robot, para que sea amigo. Su amistad crece, hasta hacerse inseparables, al ritmo del Nueva York de los 80. Una noche de verano, Dog, con gran pena, se ve obligado a abandonar al robot en la playa.

    En Mi amigo robot (Robot Dreams) un perrito solitario decidió comprarse un robot para que lo acompañe en su departamento y mitigue la soledad de su vida. Recibió el pedido, lo armó y activó. Así decidió iniciar una peculiar amistad.

    TAMBIÉN LEA: Crítica a El niño y la garza de Hayao Miyazaki

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Spiderman, a través de spiderverso

    Los dos iban a todos lados e hicieron suya la canción September de Earth, Wind & Fire para sellar su amistad. Sin embargo un bonito día en la playa marcó su relación. Desde ese momento empieza a cambiar el vínculo.

    Sobre esta idea gira Mi amigo robot, una cinta animada dirigida por Pablo Berger y nominada al Oscar de su categoría. La película llena de personajes de animales, con características humanas, y con pocos diálogos tiene a los robots como mascotas usadas para llenar sus días de soledad.

    Publicidad

    Pero lejos de ser accesorios forman un fuerte vínculo con sus dueños. No llevan una relación vertical, al contrario, es una genuina amistad que pasa por todas sus etapas sin desechar uno al otro. Y como en todo vínculo siempre hay uno más leal, esperanzado que todo continuará igual, anhelando nuevas oportunidades para verse y sentir lo mismo.

    Pero lo que nos dice Mi amigo robot es que al final de todo lo mejor es conservar lo bueno, como aquel baile con la canción de September, y seguir adelante.

    El director juega bien con ese supuesto reencuentro final. Parece que no se dará nunca, que ese dedo no tocará en la espalda, pero hay que ver la película para certificar si se da o no.

    La cinta de Berger, quien hace unos años hizo una buena versión a blanco y negro de Blancanieves al estilo español, es sencilla, directa y conmovedora. Apunta más a lo reflexivo, de como las relaciones cambian. Para ello recurre a la animación justa y necesaria para contarnos esta bonita historia de amistad (o amor, como usted quiera verlo). Recomendable.

    Publicidad

    MÁS CRÍTICAS

    Basada en la popular novela gráfica de Sara Varon. Dog es un perro solitario que vive en Manhattan. Un día decide construirse un robot, para que sea amigo. Su amistad crece, hasta hacerse inseparables, al ritmo del Nueva York de los 80. Una noche de verano, Dog, con gran pena, se ve obligado a abandonar al robot en la playa. Mi amigo robot: critica a la película de Pablo Berger