piper

En el capítulo 7 de Orange is The New Black, Piper Chapman tiene una idea. Iniciar un negocio para bichos raros, para aquellos hombres con algún fetichismo que buscan satisfacer.

El negocio nace de una conversación con sus compañeras de prisión quienes comentan sus testimonios de las rarezas que tuvieron que cumplir para sus novios. Así que a Piper se le prende el foco y decide emprender un negocio que consista en vender bragas sucias de las presas a estos fetiches.

LEA MÁS: El origen de Chang (Cáp. 6)

Piper comenta de este negocio a Alex quien decide apoyarla porque considera que es un buen negocio, además le propone seducir a un joven agente para que se encargue de llevar las prendas fuera de la cárcel.

Precisamente este nueve agente genera un problema en la cárcel. Tiene que controlar a unas presas que estaban peleando y no tuvo peor idea que lanzarles gas pimienta, sin antes hablarles. Lo peor, y cómico, es que ese gas pimienta le cae a los ojos.

Esto es una muestra de lo que está sucediendo en la cárcel desde que la empresa tomó sus instalaciones. Los nuevos agentes no tienen capacitación, porque la compañía prefiere ahorrar, y Caputo no lo quiere aceptar.

LEA MÁS: El trabajo que todos quieren (Cáp. 5)

Por otro lado, se da un cambio en la cocina. Gloria renuncia porque prefiere tener más tiempo para ver a su hijo en la hora de visita, y Caputo le entrega el poder a la Roja, sin embargo, la rusa, quien contenta asume el cargo, recibe una mala noticia: ya no cocinará, sino que la nueva empresa mandó comida procesada que solo requiere que se caliente.

El episodio se centra en la historia de Norma, una mujer entregada a un líder de una organización espiritual que aprovechaba su aparente poder para captar discípulos. Se casa con él, pero lo mata porque la maltrata.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.