El escuadrón suicida no es lo que se ofrece en los trailer. La película se ve bien en los adelantos, pero en la pantalla grande el producto es ligero, superficial, con pocos toques de humor y no tiene nada de oscura. No es una cinta pensada en la crítica, sino en los fans. La pregunta es si los seguidores del cómic: ¿aprobarán el producto?

La película gira sobre la propuesta de Amanda Weller: reunir a los malos de los malos para controlar amenazas de los metahumanos como Superman. La iniciativa se aprueba y se activa de inmediato cuando llega una amenaza peor que el Hombre de Acero. El punto es como hacerlos trabajar en conjunto, y pensar en que trabajar para la humanidad es lo mejor.

La cinta inicia con la presentación de cada integrante de este peculiar escuadrón. Ninguno está convencido de trabajar para el gobierno de los Estados Unidos y si van a la misión es porque los obligan, y los ponen contra la espada y la pared.

Por un momento da la impresión que nadie es bueno en esta historia. Todos son malos. Incluso aquellos que los reclutan. Todos siguen la premisa «el fin justifica los medios», pero luego llega el momento en que les ganan las emociones y los villanos más malos se convierten en seres que sienten, que creen que están en una familia y que pueden trabajar en favor de la humanidad.

TAMBIÉN LEA: Jason Bourne (6)

De oscura no tiene nada la película. Solo es un producto para entrener ayudándose en las ocurrencias de la despistada Harley Quinn, y por ahí con Deadshot interpretado por Will Smith. Ambos son el soporte cómico de la película que llega a medias ya que no es una cinta que tengas las carcajadas aseguradas de principio a fin.

Como historia funciona hasta que los malos evidencian sus verdaderos intereses. Cuando solo ven en las calles una oportunidad para escapar, pero cuando suavizan sus corazones, pierden su esencia y la película sigue por la fórmula del cómic entretenido plagado de efectos visuales y algunos chistes.

Harley Quinn no es lo que se nos ofrece en el trailer. Su trabajo es bueno, pero no suficiente. Es bella, pero no trabajan para un personaje que pudo soportar una mayor parte de la película.

Ni tampoco se aprovechan esos momentos que demuestran que los reclutadores de esos muchachos malos son más villanos que ellos. Merecieron mejores diálogos y más segundos en pantallas.

¿Y el Joker? Pues es una caricatura. Mucho maquillaje, mucho cabello verde y por momentos exagerado. Creo que ni siquiera encajan en la propuesta de David Ayer, director de esta película. No da miedo ni genera la tensión que debería provocar este personaje (Heath Ledger sigue siendo el mejor).

Es una película que se deja ver, pero que no cumple con las expectativas que nos dejaron los trailer.

P.D. Warner Bros no soportes tu campaña de promoción en trailer y clips subtitulados cuando no vas a ofrecer la cantidad suficiente de películas subtituladas. A veces el doblaje no hace bien a las películas cuando se nota que tienen un «dejo» bastante pronunciado. Y por último, no la vean en 3D, no vale la pena.

5 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.