More

    Resumen

    Bruna es una adolescente que está explorando su sexualidad. Mediante un programa de citas por internet, empieza una relación que sobrepasará su espíritu adolescente y le hará confrontar la libertad de su cuerpo; ayudándola a reconectarse con su verdadera identidad.

    Crítica a Autoerótica de Andrea Hoyos (25FCL)

    Autoerótica ofrece la historia de Bruna quien experimenta un despertar sexual traumático en una sociedad que ofrece poco a las mujeres en aprietos.

    autoerótica

    La película Autoerótica de Andrea Hoyos expone un despertar sexual adolescente bastante traumático. La protagonista camina por una experiencia cuyo final probablemente muchas mujeres quisieran esquivar.

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Odisea Amazónica de los hermanos Sarmiento

    TAMBIÉN LEA: Crítica a Las mejores familias de Javier Fuentes-León

    Publicidad

    La cinta peruana, una de las competidoras en el 25 Festival de Cine de Lima, cuenta la historia de Bruna, una adolescente en Lima que empieza a explorar su sexualidad a través de un programa de citas, sin reparar en los riesgos que implica contactar a un desconocido por internet.

    No es que caiga en manos de un violador, sino que de esa relación hay una consecuencia. Peor aún, sin saberlo, se relaciona con alguien que es pareja de una de sus mejores confidentes.

    Sin caer en el spoiler diremos que Bruna inicia luego un camino por solucionar ese «efecto colateral» enfrentándose a un sistema que ofrece a las mujeres pocas alternativas para tomar una decisión.

    Así tenemos una adolescente decidida a explorar su cuerpo y conocer sus límites, a otra insegura, angustiada, pero igual de decidida a tomar la decisión que mejor le convengan en el futuro.

    Desafortunadamente los padres siempre se mantienen distantes a ella, pese a que, sin muchas señales, intenta acercarse a ellos para intentar hablar sobre el tema. Sin embargo, en esta película (y quizás en la vida real), están ocupados en otros asuntos.

    Lo único que queda en el aire en esta película es el final del causante de este embrollo, un detalle no menor, teniendo en cuenta su relación con una de las aliadas de la protagonista, que no se resuelve bien y que quizás hubiera puesto en mayores apuros a Bruna. Así el final no hubiera sido agridulce, sino simplemente agrio.

    Autoerótica deja lecciones, expone un problema y cuenta con una actriz, Rafaella Mey, que expone bien los conflictos e inseguridades de una adolescente. Una de las mejores películas peruanas en proyección en el festival de Lima.